Introducción - UTE PRESAS GOBIERNO DE EXTREMADURA

Vaya al Contenido

Menu Principal

Introducción

 La Consejería de Fomento de la Junta de Extremadura tiene bajo su competencia un total de 40 presas y 8 balsas para abastecimiento de agua a poblaciones. La gran mayoría son de reciente construcción (años 80 y 90) y todas ellas se encuentran en fase de explotación, trabajos que se vienen realizando por parte de la citada Consejería desde el año 1997 a través de una Asistencia Técnica con el apoyo directo del ingeniero Director de Explotación perteneciente al Servicio del Agua e Infraestructuras Hidráulicas.
Se trata, en definitiva, de presas y balsas de pequeño volumen de embalse y diseminadas por toda la geografía extremeña, pero de una importancia fundamental, puesto que para muchos pueblos estos embalses representan la única posibilidad de poseer agua para su consumo en los periodos secos (periodo estival, sequías), que además coincide con el aumento considerable de la población (en muchos casos se duplica) debido a la afluencia turística.
Para dar una idea de la importancia en cuanto a abastecimiento a poblaciones, se abastece a unos 137 municipios, que constituyen unos 190.000 habitantes censados, que en periodo estival aumentan hasta unos 325.000 habitantes.
La mayoría de las presas y balsas están situadas en la provincia de Cáceres, siendo sin embargo las presas de la provincia de Badajoz las que mayor volumen de agua embalsan.
En cuanto a su clasificación respecto a dimensiones y volumen, casi todas las presas tienen la clasificación de “gran presa”, y en cuanto a la clasificación frente al riesgo potencial en caso de rotura o avería, existen de todas las categorías, siendo la mayoría de categoría A o B (30), y en menor medida de categoría C (10).
En cuanto a las balsas (8), todas están construidas a media ladera y están impermeabilizadas con lámina de PEAD, estando actualmente en estudio la clasificación de las mismas frente al riesgo potencial.
En cuanto a las características físicas de las presas, todas son de gravedad, siendo la mayoría de hormigón (31); el resto de presas (9) son de materiales sueltos, excepto una de ellas que es de mampostería.
Todas las presas poseen aliviaderos de superficie tipo vertedero de labio fijo con perfil Creager; únicamente la presa de Jaime Ozores está dotada de dos compuertas tipo clapeta en el aliviadero.
En cuanto a los órganos de desagüe, todas las presas disponen de conductos de desagüe de fondo con su valvulería (generalmente motorizada). Por supuesto todas las presas para abastecimiento de agua disponen de tomas de agua a distintas alturas de explotación, siendo éstas de paramento, de torre de toma o, como en un gran número, de toma flotante.
Casi la totalidad de las presas dispone de galería, en el caso de las de hormigón, de galería longitudinal (una o varias), y en el caso de las de materiales sueltos, las que disponen de ella, la galería es única y transversal.
La mayoría de las presas dispone de energía eléctrica, bien proveniente de la red general o de grupos electrógenos presentes en la presa y algunas poseen ambas fuentes de alimentación.
En cuanto al sistema de auscultación, un gran número de presas dispone de aparatos de auscultación que dependen del tipo de presa, siendo los más repetidos los aforadores de filtraciones, la red de drenaje de cimentación y de cuerpo de presa, los medidores de juntas, los péndulos, los sistemas de colimación y nivelación y sistemas de medida del nivel de embalse:
Para el correcto funcionamiento de las actividades de mantenimiento y conservación, vigilancia y auscultación de las presas objeto del contrato, se agrupan las presas en 5 zonas geográficas, teniendo en cuenta que también han intervenido otros factores en su zonificación, como el número de presas por zona y la distancia entre las presas de una misma zona, de cara a equiparar las distancias a recorrer en cada una de éstas.
Las 5 zonas de vigilancia son: zona norte, zona noroeste, zona noreste, zona centro y zona sur. Cada una de las zonas queda cubierta por un vigilante que conoce perfectamente las presas incluidas en ella. A su vez, los técnicos se responsabilizan directamente de dos zonas cada uno, a excepción del Jefe de la Asistencia Técnica, que se encarga de una única zona aunque se responsabiliza y coordina los trabajos en todas ellas.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal